Rebelión 20.06.19 de Javier Miró - Pako Mulero Arenillas


Javier Miró es un autor carismático, apasionado con su trabajo, y, sobre todo, comprometido con la idea de promover la pasión por la escritura y el análisis de los manuscritos ajenos. De forma sencilla y muy personal, hace uso de su canal de youtube para asesorar y guiar a tod@s aquell@s que quieren lanzarse a la ventura de escribir y crear. 



El pasado mes de junio, la editorial Triskel (excelente e independiente, como a mí me gusta), especializada en ensayo y novela, reeditó Rebelión 20.06.19, la ópera prima de Javier Miró, algo que generó mucha expectativa, al parecer, por los notables cambios que el autor había realizado. Yo mismo, el pasado mayo, en la feria del libro de Sevilla, conversé con Rafael Velis, uno de los editores de Triskel, acerca de los sorprendentes cambios que Javier había perpetrado en su criatura. Todo aquello me suscitó una enorme curiosidad, ya que normalmente, cuando un libro se reedita suele ir acompañado de elementos corregidos, se le suman páginas (como si de un director's cut se tratara), un prólogo más extenso, ilustraciones En esta ocasión, el autor había retocado ciertos elementos, sí, pero, sobre todo, había hecho uso de su tijera para recortar y pulir su obra, reduciendo considerablemente el número de páginas y adaptando los contextos, algo nada fácil, ya que, para muchos, eso sería como mutilar a su propia criatura. Ante tal ejercicio de valentía, mi curiosidad empezó a alcanzar niveles nucleares, sobre todo tras una conversación telefónica, en la que Javier me dijo: Mi trabajo es hacer eso mismo con los textos de los demás, es por ello que debía aceptar el desafío con mi propia novela. Tras lo comentado, estuve contando los minutos hasta que por fin pude tener Rebelión en mis manos. 

En cuanto me llegó el paquete, lo desprecinté con la ilusión propia de los niños. Aquel libro, suponía un antes y un después para su editorial, ya que era su primera incursión en el formato de bolsillo, rebautizándolo como Formato Micro.  Tanto tamaño, maquetación, y gramaje me encantaron. La portada me enamoró al instante. La ilustración de la cubierta era ni más ni menos que el Edificio Carrión de la Gran vía, aquel que porta el logo de la Schweppes, inmortalizado por Alex de la Iglesia en El día de la Bestia, icono del resurgimiento de nuestro Fantaterror. Era aquel lugar en un marco apocalíptico, como si el día del juicio final hubiese arrasado aquel emblemático marco. Ya estaba atrapado en la red.

Tras el emotivo prólogo de Rafael Velis, comencé a leer algo que no solo por fin estaba saciando mi curiosidad suscitada meses atrás y me encontré inmerso es un Madrid Postapocalíptico, deliciosamente narrado, con todo lujo de escabrosos detalles, y con unos personajes perfectamente construidos. 

Esta es la historia de Alex el Mono, un adolescente, casi un niño, cuya principal habilidad es la de sobrevivir por medio de causar dolor, porque, de lo contario, se lo causarán a él. Tras la llegada de los Invasores, un ejército de confusa procedencia y contradictorias intenciones nace la enigmática figura del General Monegros, cuya principal función es incitar a la muerte y a la organización dictatorial de las calles de Madrid. 

Tanto Alex como el resto de los personajes funcionan como milicias independientes, dando sus servicios a poco claros postores, en un mundo marcado por la violencia y la falta de valores. Tras la rebelión, la historia nos ubica en 2024, en una capital desgastada, cargada de violencia y tiroteos, donde los supervivientes viven día a día sorteando balas y hambruna. En semejante marco conoceremos a Alex, en el momento más delicado de su vida, encadenado y subyugado, con sus recuerdos como único recurso para viajar fuera de aquella oscura celda. 

Aquí es donde empiezo a quitarme el sombrero con el autor, ya que Javier hace un uso exquisito de la narrativa, con un narrador interno omnisciente que destaca de forma brillante con respecto a los diálogos de los castigados personajes, logrando un contraste excelso que nos sumerge sin piedad en tan asombrosa historia. El uso del flashback y de la elipsis temporal, en las manos de Javier, es perfecto, impoluto. La historia salta a diversos marcos espaciotemporales en apenas algunos renglones de diferencia, de forma suave, sublime, sin desubicarnos, sin sensación de jet lag narrativo, dejando clara la pericia y recursos del autor, quien describe con maestría las escenas de acción y la violencia, tanto física como psíquica, que sufren los personajes.  

La imagen de la carne perforada con restos de pólvora, destornilladores embadurnados de sangre reseca, y las calles de Madrid derruidas al más puro estilo de Plácido de Berlanga son parte de todo aquello que nos acompañará en la odisea de unos adolescentes que han heredado un mundo desgastado, donde los dictadores y falsos mesías, que nunca faltarán, pretenden reinar en las ruinas. Alex, por medio de sus recuerdos, prácticamente tangibles, nos mostrará su vida, sus motivaciones, sus crímenes, su culpa todo ello tras arrojar el reloj del tiempo contra la pared y hacerlo añicos. El resultado y resolución de tan cruel puzle, es soberbio.

Con notables influencias cinematográficas, así como literarias, Javier ha construido un mundo que precogniza el resultado de las malas acciones, un universo en el que los adultos ya no están presentes como protagonistas, sino como el azote de una nueva generación, unos niños que se comportan como el anticristo de Verano Azul, los supervivientes que viven en los restos de la estación de Cruz del Rayo.   

La historia de Alex el Mono es la suma de muchas cosas, al igual que la de Santateresa, su preciada AK-47, que, debido a la construcción y vinculación con Alex, acaba siendo considerada como un personaje más del relato. A lo largo de sus páginas, queda demostrado que dentro del más cruento caos hay un retorcido orden, una necesidad de libertad y de rebeldía contra lo establecido. La máscara de los invasores, el ejército, los Plometas (término acuñado tras la rebelión, aplicable a todo ser humano que portaba armas de fuego, al servicio de éste o aquél), e, incluso, el estamento policial, ocultan muchas cosas, tal vez demasiadas, dejando siempre en el aire quién puede ser el verdadero amo de las marionetas, o por qué existe una especie de niebla simbólica que no deja ver más allá de lo que ocurre en Madrid. 

En mi opinión, nos encontramos ante una obra maestra, difícil de clasificar que, tras un acto de valentía por parte del autor, ha mejorado como el mejor de los vinos. Javier ha demostrado que la ciencia ficción se puede edificar de forma diferente, íntima, particular, atrapándonos desde el minuto cero, sacándole el máximo partido a cada circunstancia o localización, construyendo personajes de alta complejidad, porque ninguno de ellos es plano, ni siquiera los más secundarios, porque todo lo que aparece en la historia es como una indivisible pieza de reloj, pulida y optimizada para su perfecto funcionamiento. 

Te recomiendo que visites el canal de Javier Miró Recursos para Escritores, para que puedas conocerlo un poco mejor, pero sobre todo, te aconsejo que leas Rebelión 20.06.19, un libro apasionante y descarnado, cuya primera tirada tras la esperada reedición  agotó existencias en la convención Celsius 232, celebrada en julio 2019, algo que no me extraña, porque tal y como he comentado, me reafirmo en que es un libro excelente, y que su autor ha sabido darle una vuelta de tuerca en la transformada reedición. 



Finalmente, comentaré que me llamó mucho la atención la cita de Enrique Tierno Galván seleccionada por el autor, que aparece previamente al prólogo. Tengo un recuerdo/anécdota de la infancia relacionada con tan particular alcalde, y bueno, tal vez algún día, con un café por delante, os la cuente. ¡¡Cruz del Rayo resiste!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cariño. Selección cortos Nocturna 2018 - Pako Mulero Arenillas

Imagen Corporativa. José Torres Criado - Pako Mulero Arenillas